Aprender a Pensar

Bitácora de clase

puri vidal pérez

IES LEONARDO DA VINCI, Alba de Tormes

Premio Abel 2010, los Nobel de las matemáticas.

La Academia de Ciencias y Letras de Noruega ha resuelto conceder el Premio Abel 2010 a John Torrence Tate, de la Universidad de Texas, por su notable y duradera influencia en la teoría de números.


Foto www.abelprisen.no
No existe el premio Nobel para las matemáticas, y aunque existen premios internacionales que se equiparan en importancia, como la medalla Fields, éstos son más restrictivos. A diferencia del Nobel, la concesión de dichas medallas está reservada únicamente a matemáticos que cumplan la condición de no superar los cuarenta años de edad.

Los Nobel y las matemáticas: el premio Abel


La razón por la cual Alfred Nobel decidió no incluir las Matemáticas entre las áreas a premiar se desconoce a ciencia cierta. Cuenta la leyenda que cuando Nobel pensó en los premios, pidió consejo a los especialistas sobre qué personas merecían tal reconocimiento en cada una de las áreas del saber. En la categoría de las Matemáticas le informaron que Mittag-Leffler, un matemático sueco, sería idóneo para recibirlo, pero Nobel se llevaba mal con él, y prefirió no entregar un premio en esta rama para no tener que dárselo.

Otras teorías afirman que la razón por la cual no hay premio Nobel de Matemáticas es que Alfred Nobel no consideró que esta ciencia tuviera relevancia para la vida en el sentido práctico y eligió para los premios ramas que sí consideró importantes para el desarrollo de la sociedad, como son la Física, la Química, la Medicina, la Literatura, la Paz y la Economía.

Sea como fuere, las Matemáticas quedaron fuera de estos premios, que se otorgan cada año en Oslo, Noruega. Sin embargo, quizá para compensar esta injusticia, la Academia Noruega de las Ciencias y las Letras decidió crear el premio Abel. Este galardón recibe su nombre en honor al matemático noruego Niels Henrik Abel, y se instituyó en el año 2002, fecha del bicentenario de su nacimiento. El premio Abel es anualmente otorgado por el Rey de Noruega a un matemático destacado, y está remunerado con 770.000 €, cantidad semejante a la que otorga un premio Nobel.

Sobre la historia de este premio, se cuenta que fue propuesto para su creación en 1897 por Marius Sophus Lie, otro matemático noruego, al enterarse de que Nobel tenía intención de excluir a las Matemáticas de sus premios. Lamentablemente, su propuesta cayó en el olvido ahogada por el temor a una posible confrontación bélica entre los estados de Noruega y Suecia. Dichos temores se vieron confirmados con la separación definitiva de las dos naciones escandinavas en 1905.

Así, la idea del premio Abel, tras resurgir en el año 2002, dio lugar a la entrega del primer galardón en el 2003 al matemático Jean-Pierre Serre, por su papel central en la elaboración de la forma moderna de numerosas partes de las matemáticas, en particular la topología, la geometría algebraica y la teoría de números.

John Torrence Tate, premio Abel 2010


El premio Abel ha recaído este año en el matemático John Tate, de ochenta y cinco años, por su notable y duradera influencia en la teoría de números. El premio fue entregado por el rey Harald de Noruega, en una ceremonia que tuvo lugar en Oslo el 25 de mayo.

John Torrence Tate nació el 13 de marzo de 1925 en Minneapolis, Minnesota (Estados Unidos). Desde muy joven sintió interés por las matemáticas y creció en él la fascinación por los puzzles matemáticos, inspirado por los libros de su padre, un profesor de física. Siguiendo los pasos de su padre, decidió estudiar física en la universidad, pero durante su primer año en Princeton se dio cuenta que su verdadera pasión eran las matemáticas. Solicitó el traslado de estudios y así fue como finalmente logró recibir, en 1950, su doctorado en matemáticas.

Durante las seis décadas que ha durado su carrera, John Tate ha dejado una profunda huella en las Matemáticas. Incluso su tesis de doctorado ha gozado de tal influencia que la “Tesis de Tate” es famosa por las técnicas que introduce y que han revolucionado la teoría de números moderna.

Se dice que si se midiera la influencia de un matemático por el número de ideas matemáticas que llevan su nombre, entonces John Tate sería el claro ganador. Por nombrar algunas de estas ideas, podemos hablar del módulo de Tate, el teorema de dualidad de Tate, los grupos Barsotti-Tate, el algoritmo de Tate, la conjetura Sato-Tate, la cohomología de Tate, el parámetro de Serre-Tate, el grupo de Shafarevich-Tate, la altura de Neron-Tate,… y la lista continúa. Incluso los matemáticos han acuñado el término “índice Tate”, que se define como el tiempo que tarda en nombrarse a John Tate en una ponencia sobre teoría de números. En general, este índice es muy pequeño.

De entre los numerosos galardones recibidos por John Tate cabe destacar el premio Steele, otorgado por la Sociedad Matemática Americana (siglas en ingles AMS) en 1995, por las declaraciones de Tate al respecto: “una vida dedicada a la actividad matemática es, en sí misma, una recompensa, pero es muy agradable que mis colegas reconozcan este trabajo” (Notas de la AMS).

Algunas nociones sobre teoría de números


La teoría de números es la parte de las Matemáticas que estudia los números enteros (aquellos que no tienen parte decimal) y sus propiedades. Estudia, entre otras cosas, la divisibilidad de los números enteros, las operaciones algebraicas entre ellos y las soluciones enteras de ciertas ecuaciones algebraicas llamadas diofánticas.

Junto con la Geometría, la Teoría de Números tiene el honor de ser la parte más antigua de las Matemáticas y, no obstante, desempeñar un papel esencial en los avances matemáticos de los últimos siglos. Su área de influencia abarca desde los misteriosos números primos, hasta la manera en que archivamos, transmitimos y protegemos la información en los ordenadores modernos.

Cabe destacar la relevancia que toman los números primos en la vida moderna, por su carácter enigmático. Aunque los matemáticos los estudien por simple satisfacción personal, los resultados que obtienen producen repercusiones de gran impacto en la economía. Basta decir que los números primos son la base de las claves de los códigos que mantienen todos los secretos seguros cuando viajamos por internet.

Gracias a John Tate conocemos algo más sobre este misterioso e infinito mundo de los números, que nos rodea silenciosamente y del cual dependen cada vez más nuestras tareas cotidianas.



escrito el 10 de Octubre de 2010 por en MATEMÁTICAS 4ºESO


Escribe un comentario

Recuerda que:
  • Las opiniones aquí expresadas serán responsabilidad tuya, y en ningún caso de Aprender a Pensar
  • No se admitirán comentarios que vulneren lo establecido por las leyes y por las Normas de uso de este sitio
  • Aprender a Pensar se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere inadecuados
Los datos serán tratados de acuerdo con lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, y demás legislación aplicable. Consultar nuestra Política de Privacidad
Aprender a Pensar